noviembre 29, 2022

Noticias de Villaguay

Las últimas noticias de España, incluidos los titulares de las noticias sobre accidentes, delitos y actividades policiales, política y deportes españoles.

Se acaba el tiempo para Argentina y el FMI

El 15 de noviembre, cuando su gobierno sufría una gran derrota en las elecciones de mitad de período, el presidente argentino Alberto Fernández anunció que estaba buscando un nuevo programa del Fondo Monetario Internacional para pagar la deuda pendiente de $ 45 mil millones. También anunció que el plan económico, que supuestamente se negoció con el personal técnico del FMI, se publicaría en la primera semana de diciembre.

Dos semanas después, sin planes del gobierno, el riesgo de Argentina alcanza el 19%, medido por Emerging Market Condition Plus de JPMorgan. Argentina no alcanzó este nivel tras la fallida reestructuración de la deuda alcanzada con deudores privados en 2020. Los anuncios de Buenos Aires no fueron tomados en serio por los mercados de capitales y, en la mente de los inversionistas, El riesgo de incumplimiento y reestructuración crediticia. Es obvio que el gobierno argentino, en todos los niveles, enfrenta un gran problema de credibilidad.

Mientras tanto, para evitar una crisis monetaria, el grupo económico argentino endureció los controles cambiarios y buscó controles de precios. Combatir la inflación inducida por el fondo monetario. El déficit presupuestario y la impresión de dinero asociada han aumentado recientemente a medida que el gobierno busca un método populista anticuado de aumentar el gasto en un intento inútil de evitar la derrota electoral.

Ahora, el gobierno argentino ve una necesidad urgente de llegar a un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional. Pero el tiempo se está agotando. Argentina pondrá fin a sus derechos exclusivos de giro recientemente asignados al liquidar las tarifas adeudadas al FMI en diciembre. También enfrenta alrededor de $ 19 mil millones en obligaciones de deuda en 2022 y 2023. Marzo de 2022 es la fecha límite para que Argentina y el FMI lleguen a un acuerdo. El país está siendo empujado a atrasos debido a la escasez de existencias.

READ  Argentina dice que apelará el fallo de Estados Unidos sobre obligaciones de biodiesel

Ambos lados se enterarán Lograr un acuerdo desafiante. En Argentina, tal acuerdo con el FMI es muy controvertido dentro de la coalición gobernante multisectorial. Además, el gobierno ha anunciado que buscará la aprobación del Congreso para el nuevo plan del FMI (más precisamente, un acuerdo de financiamiento extendido con un vencimiento de 10 años), que es una medida riesgosa y sin precedentes. Considerar que el plan del FMI es responsabilidad del presidente y no del Congreso no facilita un proceso de oposición entusiasta.

Pero el desafío más importante tiene que ver con el contenido del plan del FMI. En las circunstancias actuales, un nuevo plan determinará si se puede restablecer el acceso de Argentina al financiamiento externo. Incluso después de la reestructuración de 2020, la deuda pública de Argentina era aproximadamente el 100% del PIB, y su pequeño mercado de capitales y sistema financiero nacionales no pudieron financiarla.

Por lo tanto, para recuperar la confianza de los inversores extranjeros (y nacionales), Argentina debe emprender una estrategia económica completamente diferente, La eliminación de restricciones obsoletas, la adopción de una política monetaria sostenible, la reducción del nivel récord de presión fiscal y la implementación de las reformas estructurales necesarias para restaurar la producción y el crecimiento económico. Desafortunadamente, al observar los bajos precios de los activos argentinos, las expectativas no son optimistas.

Es por eso que algunos observadores creen que Argentina y el Fondo Monetario Internacional aún pueden llegar a un acuerdo sobre el proyecto ‘ligero’ con pocas condiciones. Tal plan tendría el único propósito de posponer las reformas necesarias cuando una nueva administración asuma el cargo en diciembre de 2023.

READ  El Banco Mundial prepara un nuevo paquete de deuda argentina de 2.000 millones de dólares para 2022

Esto sería catastrófico tanto para Argentina como para el FMI. Por un lado, con un plan más ligero, Argentina se cerrará a los mercados de capitales internacionales, lo que aumentará significativamente la probabilidad de incumplimiento en 2024. Por otro lado, el FMI debe apoyar las políticas populistas y, finalmente, el programa fracasa al no restaurar la confianza de los inversores. Esto empañará gravemente la reputación del Fondo Monetario Internacional. Es su activo más importante.

Además, un proyecto ligero sentaría un precedente terrible para otras economías de mercados emergentes, donde los responsables de la formulación de políticas luchan por movilizar apoyo político para políticas económicas sostenibles. Argentina, una vez definida como un ‘deudor en serie’ por los economistas Carmen Reinhardt y Kenneth Rogoff, puede mostrar al mundo que las cosas han cambiado y que un deudor importante puede ejercer suficiente presión política para lidiar con el personal profesional del FMI.

Pablo Guidotti es profesor y miembro de la Junta Directiva de la Universidad Torcuato Di Tella y exministro de Hacienda y Secretario del Tesoro Argentino.