septiembre 18, 2021

Noticias de Villaguay

Las últimas noticias de España, incluidos los titulares de las noticias sobre accidentes, delitos y actividades policiales, política y deportes españoles.

Agotados trabajadores domésticos argentinos exigen un mejor trato Noticias económicas y comerciales

Esta historia fue coproducida con Crisis Reporting en el Pulitzer Center.

Buenos Aires, Argentina – Angélica López va a trabajar en tres autobuses.

Puede ir en dos autobuses, pero le duele la rodilla izquierda. Duele durante mucho tiempo y no dio permiso por enfermedad para creer durante la cirugía.

“Cada vez que entro, suena como. Tok Tok Tok.” Mientras se acerca al trabajo de limpieza de la casa que tiene de pie todo el día, palpita de dolor.

López se considera a sí mismo entre los que todavía están trabajando en medio de la implacable infección por el virus de la corona, especialmente para las mujeres en su condición.

Su viaje dice mucho sobre el mundo en el que vive. Comienza en un camino a la vuelta de la esquina de una tienda de llantas en Pajo Flores, una de las zonas más pobres de la capital. Vive en el último piso de un edificio de dos pisos, en la misma habitación que su hijo mayor que está estudiando. Comparten baño y cocina con otros residentes.

Una madre de cuatro y una abuela de siete toman la misma ruta todos los días desde sus alrededores, más allá de la policía y el oficial militar exhausto. 34 Un parque, murales y una tienda de abarrotes se venden a 750 pesos el kilogramo ($ 7,85) hasta que se detiene el autobús. La llevará a dar un paseo, verdadera y simbólicamente, a través del rostro cambiante de Buenos Aires y el abismo que atrapa a sus ciudadanos.

El viaje termina en la Puerta Blanca de una altura particular en el moderno barrio de Los Canidas de la ciudad, donde Angélica trabaja seis horas al día, dos días a la semana. Le gana 10.000 pesos o el equivalente a 105 dólares mensuales. Su precio de alquiler se duplicó.

“Básicamente, vivimos de la suerte”, dijo López, de 52 años, originario de Perú. Incluso ahora, todavía vivimos en la pobreza. Esto no es suficiente. “

READ  Argentina, Messi y Buenos Aires celebran el título de la Copa América (video)

“No es suficiente” es un segmento amplio y, a menudo, invisible de la fuerza laboral argentina.

Las amas de casa realizan una variedad de trabajos, principalmente tareas de limpieza, pero también cuidan de niños o ancianos. Antes de la epidemia, el gobierno estimó que alrededor de 1,4 millones de mujeres estaban empleadas en el llamado sector doméstico. La epidemia ciertamente bajó su calidad y ciertamente empeoró sus condiciones laborales.

Los candados largos y apretados impedían que la mayoría de ellos fueran a trabajar. Incluso si muchas personas pierden ingresos, deberían tenerlos. Otros enfrentaron un mayor riesgo de exposición al COVID-19 después de que sus empleadores los representaran erróneamente como trabajadores esenciales para evitar las órdenes de huelga.

Como las restricciones del Gobierno 19 todavía estaban en su contra, estas mujeres se conocieron en las calles de Buenos Aires, temiendo los peligros que correrían, pero decidieron escuchar sus voces.

Desde octubre, las trabajadoras del hogar en Buenos Aires han realizado al menos siete marchas, instando al gobierno a hacer más para ayudarlas.

La criada Angélica López va a trabajar en tres autobuses [Courtesy of Anita Pouchard Serra with the support of the Pulitzer Center on Crisis Reporting]

Acción colectiva

Aunque los sindicatos de trabajadores domésticos son anteriores al Gobierno del 19, algunos trabajadores se han inscrito, hasta ahora.

“Los cambios durante las epidemias fueron horrendos. Económica, psicológica y moralmente”, dijo López, regresando a los comedores populares donde sobrevivió. Muchos trabajamos informalmente, la verdad, muchos salimos a la calle, nos desalojaron … necesitábamos un sindicato formado por trabajadores que nos representara.

Las trabajadoras del hogar representan el 8 por ciento de la fuerza laboral total de Argentina y más del 17 por ciento de todas las mujeres trabajadoras. Casi la mitad de estas mujeres son personas que ganan dinero en sus hogares.

La ley aprobada en 2013 requiere que todos los trabajadores domésticos estén registrados, por lo que sus empleadores deben pagar el seguro social, contribuir a las pensiones y otorgar a los trabajadores licencias pagadas por maternidad, enfermedad y pérdida. Pero la mayoría, el 77 por ciento, según una encuesta de 2018, no estaba registrada.

READ  Rugby-dos cambios al lado argentino en Gales

“Si no protestas, si no haces ruido, no te escucharán. No puedes lograr mucho estando callado”, dijo Estella Ávila, quien se dedica a la limpieza de la casa desde hace 59, 40 años y ahora está asociado a la Association de Trabajatorus del Hoger O Ofines (es el presidente de un nuevo sindicato llamado Sindicato de Jefes de Hogar y Trabajadores Afines).

No basta con eliminar el magro salario exigido por el gobierno de 25.000 pesos o 262 dólares al mes, menos de la mitad de lo que tiene una familia en Argentina para vivir sin caer por debajo de la línea de pobreza oficial del país.

Hubo algunos golpes menores. Este mes, un sindicato que representa a los trabajadores y grupos que representan a los empleadores negoció un aumento salarial del 42 por ciento el próximo año. Pero no se espera que los aumentos salariales continúen con la inflación en un país financieramente volátil.

Pero están surgiendo sindicatos liderados por mujeres, incluido uno liderado por López bajo el Bardito Oberoi (Partido Laborista) de Argentina.

López, quien pasa la mayor parte de su tiempo elaborando estrategias con sus compañeros miembros del sindicato en Zoom y WhatsApp en estos días, se ha sentido cómodo parado detrás de un megáfono en las manifestaciones.

Nadividat Opso es la fundadora de AMUMRA, una organización que ayuda y apoya a mujeres inmigrantes en Argentina. [Courtesy of Anita Pouchard Serra with the support of the Pulitzer Center on Crisis Reporting]

Muy vulnerable

Un estudio del gobierno de 2018 encontró que alrededor del 9 por ciento de los trabajadores domésticos en Argentina son inmigrantes.

Los indocumentados pueden ser los trabajadores más vulnerables del sector doméstico. Por ejemplo, muchos no pueden acceder a la asistencia epidémica proporcionada por el gobierno. Pero el renovado énfasis en la acción colectiva creado por la epidemia es visto por muchos como una oportunidad para sacar a estos trabajadores de las sombras.

READ  La contaminación convierte el lago Argentina en un rosa brillante

“La crisis provocada por la epidemia es una oportunidad para ver las peligrosas condiciones en las que vive esta fuerza laboral”, dijo McGregor Romero, un politólogo que explora temas relacionados con la migración, el género y el trabajo de cuidados.

“El empoderamiento no es solo una posición política. Se trata de exponer la discriminación, el estigma y el racismo de muchas comunidades.

Nadividat Oboso es la fundadora de Mujeres Migrantes y Refugiadas Unidas en Argentina – Amumara, una organización dedicada a promover los derechos de las mujeres migrantes. Originaria de Perú, trabajó como limpiadora en Buenos Aires hasta el día en que su jefe le dijo que no tenía derecho a irse.

“Me quité el uniforme ese día y lo tiré a la basura”, le dijo a Al Jazeera.

Oboso ayudó a redactar recomendaciones para la redacción de la ley de 2013. Si bien marca una mejora significativa para las trabajadoras del hogar, dice que el gobierno ha actuado en la aplicación de la ley y está trabajando para cambiar eso.

Una barrera importante para hacer que los empleadores rindan cuentas, dice, es la falta de oportunidades de empleo para los trabajadores domésticos, especialmente los inmigrantes. Ni siquiera conocen los nombres completos de sus empleadores o la dirección exacta donde trabajan.

“Entonces les damos herramientas, les decimos que tomen fotos en el baño, en la sala de estar, en el dormitorio mientras trabajan, para que cuando dejen de trabajar, puedan demostrar que están ahí”, dijo.

“El supervisor del edificio fue amable y hubo situaciones de apoyo para ellos mientras trabajaban. De repente, no pudieron ser identificados una vez que fueron despedidos”, dijo Oboso. “Las cosas por las que viven las trabajadoras del hogar son muy dolorosas”.