septiembre 18, 2021

Noticias de Villaguay

Las últimas noticias de España, incluidos los titulares de las noticias sobre accidentes, delitos y actividades policiales, política y deportes españoles.

Generación distribuida y a nivel de aplicación: estado de juego en Argentina

El presidente de Shell Argentina, Sean Rooney, dijo recientemente que imaginó un argentino donde las energías renovables se utilizan cada vez más para el mercado interno y el gas se exporta a aquellas jurisdicciones que no tienen recursos renovables para que puedan convertirse en combustibles líquidos.

Sobre el papel, Argentina puede lograrlo. El país tiene una riqueza envidiable de recursos renovables para aprovechar, principalmente el sol en el norte y el viento en el sur.

En los últimos años, Argentina ha ampliado su parque de plantas de energía renovable, impulsada por las compras de energía, pero las nubes se han acumulado en el segmento de nivel de servicios públicos en medio de la continua incertidumbre económica y las limitaciones financieras. Las barreras de transmisión también deben resolverse.

La generación distribuida se está acelerando, lo que está respaldado por el marco regulatorio, pero se deben eliminar barreras similares para lograr los objetivos de capacidad de 2030 para este segmento, lo que alcanzará el objetivo general de energía limpia del país para 2025.

Para discutir el estado del juego y el hidrógeno verde, BNamericas conversó con el ingeniero mecánico argentino Héctor Nadera, un consultor que se especializa en energía renovable y desempeño energético. Nadera ha sido conferencista sobre energía solar en diversas organizaciones, incluido el think tank local General Masconi Energy Company, y ha brindado asesoría en proyectos de autodistribución en toda Latinoamérica, principalmente en Argentina.

Lee mas: Desafíos y oportunidades del sector eléctrico argentino

BNamericas: A nivel nacional, ¿qué tan grande es el potencial del segmento de generación distribuida y existen obstáculos para su crecimiento?

Nadora: Solo recientemente Argentina se ha embarcado en un camino hacia la generación distribuida a través de fuentes de energía renovables. La ley que permite que los usuarios de los distribuidores se conviertan en usuarios-generadores de su propia energía solo se aprobó en 2017 y se promulgó una ley secundaria el próximo año. Entonces, hablar de generación distribuida en Argentina es un nuevo desarrollo.

Sin embargo, partimos del beneficio de observar lo que está sucediendo en algunos otros países de la región, como Chile o Brasil, para tratar de sacar las mejores características en ambos casos, la ley de generación distribuida – Ley 27.424 – está especialmente diseñada para la desarrollo orgánico del mercado en Argentina. Por ello, cerca de 13 provincias ya han cumplido con esta ley, algunas en cierta medida seguidas, como Santa Fe, con su propio régimen generacional distribuido.

READ  Buenos Aires Times | El fondo de pensiones de Argentina se ha acumulado como locales en valores institucionales

Según un reciente informe oficial sobre producción distribuida en Argentina, el mercado ha pasado de 1.878 kilovatios de electricidad instalados en julio de 2020 a 5.212 kilovatios, frente a los 5.212 kilovatios, teniendo en cuenta la distribución de productos elaborados de acuerdo con la legislación nacional. , En medio de una crisis económica y sanitaria casi sin precedentes.

El potencial de mercado para la generación distribuida en Argentina es enorme. De hecho, el país tiene la singularidad de tener el mayor porcentaje de clientes residenciales y comerciales, un 90% si hablamos del número de usuarios y más del 50% del consumo eléctrico; Por tanto, representa un mercado potencial interesante.

Sin embargo, la crisis económica argentina está creando dolores de cabeza a la próxima generación con energías renovables en un entorno de constante incertidumbre, con tarifas eléctricas subsidiadas en muchos casos con subsidios superiores al 50% y límites de endeudamiento a tasas razonables. Financiamiento para proyectos a mediano y largo plazo.

BNamericas: En cuanto al sector de las energías renovables, en general, ¿cuál es la situación actual? ¿Hay mucho movimiento o los problemas financieros y la incertidumbre regulatoria siguen obstaculizando al sector?

Nadora: Cuando hablamos de energías renovables en Argentina, podemos hablar de dos mundos diferentes. Por un lado, tenemos la Ley 27.191, que, entre otras cosas, establece la meta de tener al menos un 20% de participación en las energías renovables en la matriz eléctrica para el 2025, que ahora es del 11-12%. Y la Ley 27.424, que permite a los usuarios del sistema de suministro eléctrico convertirse en generadores de su propia energía y vender el excedente de producción a las distribuidoras.

En general, los planes del proyecto llamado mercado entre empresas privadas – aquí estamos hablando de los grandes proyectos de generación renovable – son en gran parte inciertos para los pobres debido a la falta de nuevas subastas o licitaciones públicas Políticas que promueven crisis.

READ  Callen inicia estudio de alcance cerebral de litio en Argentina

Por otro lado, tenemos un mercado para el mercado distribuido de proyectos de energías renovables, que está creciendo a más de 500 usuarios activados a una tasa de tres dígitos; Sin embargo, a tasas elevadas este crecimiento se produce en mercados nuevos e inmaduros. Es importante evaluar cómo sigue avanzando el sector en los próximos años.

Sin embargo, la falta de financiamiento a largo plazo para el desarrollo de proyectos de generación distribuida y el riesgo para el país de Argentina se ha sumado al contexto de incertidumbre económica y subsidios tarifarios, dificultando el crecimiento de proyectos, tanto a nivel de parques solares como Generación distribuida.

BNamericas: ¿Está el país en camino de lograr sus objetivos de energía renovable?

Nadora: El país se ha marcado dos objetivos claros: lograr al menos el 20% de participación de las fuentes de energía renovables en la matriz eléctrica, y establecer hitos intermedios: 14% de demanda eléctrica para 2020, 16% para 2021 y 20% para 2025. La capacidad renovable instalada para ese año será aproximadamente igual a 10GW. Sin embargo, para 2020, el 10% del consumo de energía fue cubierto por energías renovables y la capacidad renovable instalada fue de alrededor de 5 GW, que cayó por debajo de las expectativas en términos de porcentaje de seguridad.

Sin embargo, si pensamos las cosas en base al porcentaje histórico de generación renovable, que fue del 4% en 2017, hace cuatro años, estamos hablando de un aumento del 500% en el porcentaje de cobertura, que es una cifra inconmensurable.

Sin embargo, los esfuerzos parecen ser insuficientes y las perspectivas no son claras, ya que no se planean nuevas subastas de energía renovable para cumplir con los objetivos, por lo que no se espera que alcance el 20% para 2025 según el plan actual.

Cuando hablamos de generación distribuida, Ley 27.424, debemos centrarnos en la energía solar fotovoltaica distribuida y establecer 1.000 MW de capacidad renovable distribuida para 2030. Hoy, con 5,2 MW de capacidad instalada instalada y 3,3 MW instalados el año pasado, a las tarifas actuales, está claro que esta meta se alcanzará en más de un siglo. En teoría, para lograr este objetivo, se deberían instalar 100 MW de electricidad renovable distribuida por año, lo que significa aumentar la velocidad de operación a 30.

READ  Gales fue atraído por un fuerte equipo argentino en Cardiff

es posible? Por supuesto. Sin embargo, entre otras cosas, se necesitan concesiones claras, acceso a financiamiento a largo plazo, determinación sobre la evolución del precio de la electricidad y honestidad en el precio de la electricidad.

BNamericas: Finalmente, ¿ve al hidrógeno verde como una máquina para el crecimiento futuro de la industria renovable en Argentina?

Nadora: Tanto Chile como Argentina son, en mi opinión, países con un potencial renovable que se puede envidiar. Argentina tiene capacidad de radiación solar en el noroeste, principalmente en las provincias de Salta y Jujuy, con velocidades de viento superiores a los 2.000 kW / m2 en el sur, y parques eólicos que permiten operar los parques eólicos con factores de eficiencia superiores al 40%.

Por tanto, es natural pensar que el futuro de la energía pasa por aprovechar los recursos renovables. Dado que tanto la energía solar fotovoltaica como la eólica son fuentes de energía intercambiables en función de su modo de funcionamiento, que no pueden ser las fuentes de energía primarias para el funcionamiento de las plantas de carga base, debemos considerar el hidrógeno verde como un vector energético que servirá como máquina para el futuro Renovable sector energético.

El hidrógeno verde debe jugar un papel sobrenatural en el apoyo a la integración de fuentes de energía renovables más intermedias en la matriz energética argentina para que pueda exportar más energía renovable al mundo, tanto en la matriz energética argentina como luego en la matriz energética primaria. Por supuesto, contribuir a reducir el impacto ambiental del sector energético.

No tengo ninguna duda de que el hidrógeno verde será una máquina no solo para el desarrollo futuro de las energías renovables en Argentina, sino también para el crecimiento económico.