octubre 2, 2022

Noticias de Villaguay

Las últimas noticias de España, incluidos los titulares de las noticias sobre accidentes, delitos y actividades policiales, política y deportes españoles.

Horarios de Buenos Aires | Operadores argentinos compran bonos y títulos de inflación en carreras deflacionarias

Los inversores han sido optimistas durante mucho tiempo sobre al menos una cosa en los salvajes e impredecibles mercados argentinos: una gran devaluación del peso es inminente y los bonos vinculados al dólar son el mejor lugar para buscar refugio.

Ahora, después de dos años consecutivos de acumular en el oficio, están tirando pedazos. Se sorprendieron de que la devaluación no llegara inmediatamente después del Congreso de noviembre Elecciones – Políticamente, el momento más lógico para hacerlo – Están empezando a dar crédito a la promesa del gobierno de que no existe tal plan en marcha. Como resultado, están reduciendo rápidamente sus compras de bonos locales en dólares, y en su lugar están invirtiendo dinero en bonos vinculados a la inflación, que ven como un aumento de los precios al consumidor de más del 50 por ciento a un ritmo anual.

«Estos fondos vinculados al IPC seguirán siendo muy atractivos y de gran demanda», dijo Néstor de Cesare, titular de Allaria Fondos en Buenos Aires.

1816 Según datos compilados por la consultora Economía & Estrategia, los fondos mutuos argentinos que invierten en deuda ligada a la inflación han tenido una rentabilidad del 54 por ciento en el último año. El rendimiento se ha mantenido estable durante los últimos tres meses: 13,1 por ciento para la inflación y 5,6 por ciento para los bonos en dólares.

Los fondos vinculados al alza de los precios al consumidor han absorbido 43.700 millones de pesos (US$ 421 millones) en los últimos 40 días, 13 veces más que los 3.300 millones de pesos que se destinaron a los fondos mutuos vinculados al dólar, según 1816 Economía & Estradia. En los tres meses previos a las elecciones, la demanda de fondos mutuos vinculados al dólar fue cuatro veces mayor que la de fondos mutuos vinculados al IPC.

READ  Los productores de maíz argentinos comienzan el bombardeo tardío de la siembra para evitar la sequía del verano

Aunque la administración del presidente Alberto Fernández ha manifestado en repetidas ocasiones que no planea desacreditar a los inversionistas una sola vez, esas garantías se toman con gran escepticismo. Si bien es seguro que molestará a los ahorradores argentinos, los inversionistas pensaron que la eliminación de la moneda de alto valor sería un paso claro para encaminar a la economía hacia el crecimiento a largo plazo. Muchos pensaron que el Fondo Monetario Internacional lo exigiría como parte de las negociaciones para pagar un préstamo de $ 40 mil millones.

Pero después de las elecciones intermedias del año pasado, el gobierno insistió en que no había nada planeado mientras la devaluación continuaba y el peso continuaba, una depreciación diaria lenta pero constante. A pesar del aumento de la inflación, los inversionistas son optimistas sobre el peso.

Por supuesto, los políticos pueden decidir en cualquier momento que es hora de una gran devaluación. En el mercado oficial la moneda se vende a 104 por dólar, pero en los mercados paralelos se vende a 209 por dólar, ejerciendo los argentinos estrictas restricciones a la compra de dólar. A medida que disminuyan las reservas de divisas de Argentina, será difícil mantener la fortaleza del peso en el mercado oficial. Las reservas netas, excluyendo los pasivos en moneda extranjera del banco, cayeron a solo $ 1.8 mil millones, según la consultora latinoamericana líder.

Pero por ahora, los inversionistas están apostando a que la deuda relacionada con la inflación generará mayores rendimientos. Las tasas nominales cayeron abruptamente en medio de la creciente demanda, ya que los rendimientos de los valores gubernamentales cayeron a menos 1,8 por ciento el próximo año desde 6,35 por ciento en septiembre.

READ  Exfuncionario del FMI dice que Argentina no pagará fondos

El gobierno ha anunciado que los precios de los servicios públicos subirán en el primer trimestre, presionando aún más la inflación, y que la expansión monetaria, que fue del 30 por ciento en octubre, se ha acelerado a un ritmo anual del 40 por ciento en diciembre.

La semana pasada, el país registró su tasa de inflación mensual más rápida en ocho meses, dejando la tasa anual para 2021 en 50,9 por ciento. Las subidas de precios desbocadas dificultan que Argentina presente un plan creíble para estabilizar la economía en medio de sus conversaciones con el FMI para reconsiderar los aproximadamente 40.000 millones de dólares adeudados por el prestamista.

«Habrá expectativas de una mayor inflación», dijo de Cesare de Alaria Fondos.

Por Ignacio Olivera Muñeco, Bloomberg