diciembre 5, 2021

Noticias de Villaguay

Las últimas noticias de España, incluidos los titulares de las noticias sobre accidentes, delitos y actividades policiales, política y deportes españoles.

Banda de refugiados de Venezuela vuelve a bloquear a Argentina – Arte y cultura

Después de un año y medio de silencio debido a una infección por el virus de la corona, los sonidos de la Latin Vox Machine Orchestra regresaron a un hogar en Buenos Aires.

Un grupo de venezolanos que escapan de la crisis económica de su país hacia Argentina, preparándose para el programa Symphony Little Prince que crearon durante el cierre patronal, y fueron lanzados en disco a fines de julio.

Mientras las violas están en la cocina, las violas ensayan en la sala. Luego, los teclados y los coros ocupan espacio para practicar.

Esperan tocar su sinfonía en público por primera vez en noviembre.

El director de la orquesta, Emmanuel González, no podía esperar.

«El Principito es un proyecto hermoso. Es un trabajo aislado y un escape, lo pensamos», dijo.

«Lo espero con ansias y no veo la hora de presentarlo».

Inspirada en la novela «El Principito» del escritor francés Antoine de Saint-Xpuri, la Sinfonía El Principito es la organización original formada por la banda 120 venezolana, cuyos integrantes llegaron a Argentina hace cuatro o cinco años.

Se encontraban entre los millones de personas que huyeron de la crisis económica y política en su país de origen.

La mayoría de las orquestas de Latin Vox Machine se formaron en el famoso programa El Sistema de Venezuela, donde Gustavo Tudamal, el nuevo director de la Ópera de París, comenzó su formación.

Sin embargo, después de llegar a Argentina, muchos vivieron de la calle en el metro de Buenos Aires.

‘Que nos da poder’
A uno de ellos, Omar Zamprano, quien vive en una casa de ensayo de una orquesta, se le ocurrió la idea de crear una banda venezolana.

READ  Emiliano Grillo quiere seguir el orgullo de Argentina por la Copa América | Abierto

Pero el virus corona sumió a la orquesta en un «período oscuro», del que agradecieron a la organización, dijo Zambrano, director gerente del grupo.

Lo pensamos antes de la epidemia, pero no pudimos hacerlo porque la mezcla y los preparativos llevan mucho tiempo.

“Es el resultado de muchas elecciones: compositores, organizadores, artistas, directores.

Fue creado poco a poco, durante las epidemias, a medida que se relajaban las reglas del aislamiento.

Durante este tiempo, también comenzaron una escuela de música en línea: la Academia Latin Vox, para ayudar a los músicos a ganar algo de dinero.

“No haríamos lo que hacemos sin el desplazamiento y la infección”, dijo Zamprano.

«Convertir lo malo en bueno nos da poder. Convertir la conmoción en felicidad es un arte».

Cuando las cosas se pusieron difíciles, la banda contó con la ayuda del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

«La epidemia del Gobierno 19 ha exacerbado la vulnerabilidad de los inmigrantes y refugiados, la mayoría de los cuales trabajan en el sector informal y se ven explícitamente afectados por las medidas de salud», dijo el portavoz del ACNUR, Juan Carlos Murillo.

Pero el proyecto Latin Vox Machine «les permitió seguir trabajando y comunicándose. Es un ejemplo confiable del coraje, la capacidad de recuperación y la capacidad de recuperación de los refugiados e inmigrantes», agregó.

Según estimaciones del ACNUR, Venezuela es el segundo país desplazado más grande del mundo después de Siria, con 5,6 millones de personas desplazadas desde 2015.

Aproximadamente 185.000 de ellos viven en Argentina.

Una bendición’
La cantante Isa Ramos y el coordinador orquestal César Pérez se mantuvieron en contacto con los músicos durante las epidemias y se ocuparon de sus necesidades.

READ  El caballo oscuro Argentina puede desafiar a Brasil en la carrera de aire y mar de América del Sur

“Creamos una red y organizamos un gran paquete con familias maravillosas”, dijo Ramos.

«Pagamos el alquiler de muchas personas durante varios meses. Analizamos las condiciones médicas, las cirugías».

También compraron regalos de Navidad para los hijos de los músicos.

La violinista María Andrina Chávez dice que la banda ha sido una «bendición» durante los meses encerrada en Argentina, y ella no ha dejado de ensayar los domingos.

«La integridad consiste en volver a vernos, después de mucho tiempo, y escucharnos de nuevo», dijo Chávez.

«Hemos sido verdaderamente bendecidos por El Principito. Nos ha dado mucho: una meta, un continuo, un heredero».

Zambrano está de acuerdo.

“Este ensayo, siguiendo un propósito artístico, es un privilegio que hemos compartido con mucho cariño”, dijo.

«Los ensayos valen más que los conciertos».